El sofá es probablemente el lugar de la casa en el que pasamos más tiempo. Las manchas en el sofá son consecuencia lógica de momentos de disfrute. En los que descansamos al tiempo que tomamos algún tipo de bebida, o comemos relajadamente.

Más allá de la importancia de lo estético, las manchas del sofá afectan a su higiene. No podemos olvidar que en algunos casos son restos orgánicos. Y como tales se pudren y generan microorganismos y bacterias nocivas para nuestra salud.

Existen muchos tipos de manchas, pero las más habituales son de vino, de café, de frutas, de tinta o de chicle. Para que podáis elegir, os mostramos a continuación dos trucos para cada una de ellas.

TRUCOS PARA ELIMINAR LAS MANCHAS EN EL SOFÁ DE VINO

Manchas en el sofá de vino

Para quitar las manchas de vino de la tapiceria del sofá tienes dos opciones. Bien con una solución a base de limón y sal como base o con detergente de lavavajillas.

Opción número 1: Limón, sal, agua con gas y jabón.

Si optas por esta solución, primero empapa la mayor parte que puedas del vino derramado con papel de cocina. Deberás apretar hasta que notes la ausencia de humedad. Una vez que esté seco, pasarás a aplicar la solución con limón y sal.

Para ello, echa un chorro de agua de sifón sobre la mancha. Si no tienes, puedes utilizar agua con gas. A continuación, echa sal fina en la mancha, dejando que absorba de nuevo el vino. Pon unas gotas de limón encima de la mancha, y deja que actúe entre cinco y diez minutos. Por último, lava con agua y jabón y deja secar. Preferiblemente al sol.

Opción número 2: Detergente de lavavajillas sin lejía.

Esta segunda solución es más rápida, pero menos ecológica aunque también eficaz.

En esta caso, empaparás con polvos de talco toda la superficie en la que haya caído el vino. Tratando de nuevo de absorber la máxima cantidad que puedas. Sucederá cuando veas que adquieren un color rojizo.

Después, mezcla el lavavajillas con agua. En una proporción de tres partes de agua por una de lavavajillas que no contenga lejía. Aplícalo después con una toalla limpia, hasta que la mancha desaparezca.

TRUCOS PARA ELIMINAR LAS MANCHAS EN EL SOFÁ DE CAFÉ

Manchas en el sofá de café

El café es probablemente el líquido que más a menudo se derrama en un sofá. Si no se quita en el momento, deja una mancha más difícil de eliminar con posterioridad.

Aunque lo recomendable es actuar en cuanto el café ha caído, te dejamos dos trucos. Uno de ellos para una mancha que acaba de producirse y otro si es antigua y no se eliminó en su momento.

Opción número 1: Quitar una mancha de café reciente con sal y vinagre

En este caso, te recomendamos en primer lugar que pases un paño de microfibra por la superficie manchada. Cuanto más líquido absorbas en este primer paso mejor.

En segundo lugar, mezcla a partes iguales la sal y el vinagre. Formando una solución de ambos elementos. Frota con ella la mancha, y cúbrela con un paño seco. Déjala actuar durante veinte minutos y observa el resultado. Si la mancha no se ha ido del todo, aprieta con el paño hasta extraer la humedad restante.

Opción número 2: Quitar una mancha de café antigua

En ese caso, lo primero que deberá aplicarse es agua fría. Si el sofá tiene funda, la dejaremos en remojo. Posteriormente, aplicaremos glicerina. Para por último aclarar con agua tibia.

TRUCOS PARA ELIMINAR LAS MANCHAS EN EL SOFÁ DE FRUTAS

Manchas en el sofá de frutas

Las manchas de frutas son incómodas y pegajosas. Y además dejan fácilmente restos orgánicos que interfieren con la correcta higiene del sofá. Para quitarlas, podéis utilizar uno de estos dos trucos:

Opción número 1: Quitar la mancha con agua oxigenada

Hazte para ello con un paño, preferiblemente de microfibra. Y aplica agua oxigenada. Con este remedio, además de quitar la mancha, estarás eliminando bacterias por oxidación.

Opción número 2: Quitar la mancha en un sofá de piel con zumo de limón

Los sofás de piel tienen la ventaja de ser menos porosos. Pero no por ello debemos demorarnos a la hora de quitar las manchas de zumos o frutas.

Para hacerlo nos serviremos de zumo de limón, que aplicaremos sobre el sofá. Para posteriormente humedecer con agua tibia. Con el zumo de medio limón tendremos suficiente para casi todas las manchas.

TRUCOS PARA ELIMINAR LAS MANCHAS EN EL SOFÁ DE TINTA

Manchas en el sofá de tinta

La tinta es una de las peores manchas que pueden caer en tu sofá. Y de las más resistentes. Te enseñamos dos trucos para que puedas quitarla del sofá dependiendo del tamaño de la mancha.

Opción número 1: Quitar la mancha de la tinta de un rayajo en el sofá

Este remedio es tan antiguo como sencillo. Lo único que tendrás que hacer será utilizar un trapo de microfibra con un poco de sal. Humedece el primero, con agua tibia, y úntalo después con cloruro sódico. Si lo haces, verás que poco a poco la mancha comienza a desaparecer.

Opción número 2: Quitar manchas de tinta de la funda de un sofá

En este caso, da igual el tamaño de la mancha. Lo importante es que puedas quitar sus fundas, que meterás en remojo con leche templada durante veinticuatro horas.

Una vez pasado este periodo de tiempo, frotarás las manchas con un cepillo humedecido también en leche templada.

TRUCOS PARA ELIMINAR LAS MANCHAS EN EL SOFÁ DE CHICLE

Manchas en el sofá de chicle

Las manchas de chicle son especialmente incómodas, dado que a ellas se adhiere fácilmente la suciedad. A que se pegan en todas partes y a que repercuten negativamente en la higiene de cualquier superficie. Quitarlas no es sencillo, pero es posible gracias a estos dos trucos.

Opción número 1: Congelar la superficie en la que está pegado el chicle

El frío es especialmente útil a la hora de ayudar a deshacernos del chicle. Para eliminarlo a través de este método, quitaremos primero con los dedos todo el chicle que no esté pegado a los tejidos. Después, utiliza una bolsa llena de hielos para cubrir la superficie. Y dejar que actúe hasta que el chicle se haya congelado. A continuación tendrás que proceder al raspado de la superficie con un cuchillo que no esté afilado, con cuidado de no dañar el tejido. Con un cepillo de dientes podrás quitar el excedente restante.

Por último, si ha quedado grasa en forma de surco, mezcla las tres cuartas partes de agua caliente en un vaso con una cuarta parte de vinagre y una cucharada de lavavajillas. Y aplica la solución en la zona con un paño húmedo.

Opción número 2: Remojar el chicle en jugo de limón o vinagre caliente

Pon en un barreño vinagre caliente o zumo de limón, de tal forma que tome contacto con la parte afectada por el chicle. Déjalo en remojo cuatro horas o toda la noche, dependiendo de la dureza del chicle.

Antes de hacerlo, haz una pequeña prueba en una esquina de la tela, para ver si la naturaleza del tejido lo hace desteñir.

Esperamos que estos trucos te sirvan para quitar todas estas manchas del sofá. Si tienes cualquier duda o te apetece complementar información, no dudes en escribirnos un comentario. Siempre contestamos.