En esta entrada de blog vamos a contaros cómo esterilizar un chupete. Uno de los mejores hábitos que puedes llevar a cabo como padre y que te ayudará a proteger la salud de tu hijo. Como verás, se trata de un proceso sencillo y con el que conseguirás mantener a gérmenes y bacterias a raya.

En entradas anteriores de nuestro blog te hemos mostrado aspectos sobre hábitos de higiene en la infancia. También el impacto en la salud de tu hijo que tiene su escuela infantil. Si quieres saber también qué medidas tomar con respecto a la esterilización de su chupete, sigue leyendo. Los buenos hábitos de higiene para tu hijo comienzan por gestos como este.

Qué es la esterilización

Qué es la esterilización

El incremento de la temperatura es clave en procesos de esterilización

La esterilización es un proceso cuyo fin es la eliminación de agentes biológicos. El ámbito en el que más se utiliza es la medicina. Todos los instrumentos de uso quirúrgico y médico deben estar esterilizados, ya que así no se producirán contagios al paciente.

Los centros de tatuajes y piercing también son un lugar en el que la esterilización es habitual. Dado que los materiales utilizados van a entrar directamente en contacto con una herida, es importante que no cuenten con agentes patógenos. También en alimentación se lleva a cabo este proceso, cuando la comida es introducida en frascos para conservas.

Dado que el sistema inmunológico de tu bebé es aún débil, es importante que conozcas cómo esterilizar un chupete.

Cómo esterilizar un chupete con agua hirviendo

Cómo esterilizar un chupete con agua hirviendo

Hervir agua ha sido el método más habitual de esterilización de chupetes hasta ahora

Uno de los métodos más tradicionales de esterilización consiste en elevar la temperatura de la superficie a esterilizar. Para hacerlo, lo más sencillo es sumergir el chupete en agua hirviendo. Podrás servirte de una cazuela para hacerlo.

Como sabes, el agua hierve a una temperatura aproximada de 100º. Los microorganismos patógenos no son capaces de sobrevivir con tanto calor. Por esta razón, la esterilización con aguan hirviendo se mostrará efectiva para el chupete de tu hijo.

Una vez que el agua empiece a bullir, señal de que ha alcanzado los 100º, sumerge el chupete. Es importante que te asegures de que el agua está en contacto con toda la superficie. Si no es así, las zonas por las que el agua no haya sido cubierta seguirán contando con microorganismos vivos.

Te recomendamos que el tiempo de esterilización del chupete sea de veinte minutos. Para que el calor no descienda, debes seguir manteniendo el fuego una vez que has introducido el chupete en el agua.

Cómo esterilizar un chupete con un esterilizador

Cómo esterilizar un chupete con un esterilizador

Un esterilizador eléctrico o de microondas es una alternativa a la tradicional agua hirviendo

Hoy, el mercado ofrece muchas alternativas de cómo esterilizar un chupete. Y no solo existen soluciones para este inseparable compañero de tu bebé. También el esterilizador de biberones puede convertirse en tu aliado si decides llevar a cabo este proceso de formá rápida y segura.

Los esterilizadores de chupetes son principalmente de dos tipos: eléctricos y de microondas. En ambos casos es importante que introduzcas el chupete lavado, sin ningún resto orgánico.

Esterilizador eléctrico

El esterilizador eléctrico funciona con luz UV. Esta tecnología le permite acabar rápidamente con los microorganismos acumulados en el chupete. Con ciclos muy cortos que se sitúan en torno a los cinco minutos o diez minutos según el modelo.

Su funcionamiento es muy sencillo. Solo necesitas verter agua, poner los chupetes y esperar a que el vapor producido por el calentamiento a través de la resistencia que incorpora esterilice el chupete.

Las ventajas que presentan frente al esterilizador de microondas es su tamaño. Que permite esterilizar una varios biberones y chupetes a la vez. Su precio también suele ser mayor.

Esterilizador de microondas

El esterilizador de microondas es una alternativa más barata que el anterior. Está diseñado para aprovechar las características de este electrodoméstico, lo que abarata su coste.

Si te decides por esta alternativa debes prestar atención a la potencia de tu microondas. En función de la que tengas la esterilización necesitará de un mayor o menor tiempo. Y también del número de chupetes que incluyas en el proceso.

Otra de sus ventajas es que es más cómodo de transportar que el anterior, también por su tamaño. En el proceso de esterilización, tendrás que poner agua para la obtención del vapor.

Cómo conservar el chupete de tu hijo de forma óptima y otros consejos

Cómo conservar el chupete de tu hijo de forma óptima y otros consejos

Cuida del la limpieza y esterilización del chupete de tu hijo y estarás cuidando de su salud

Ya sabes cómo esterilizar un chupete correctamente. Pero hay otros consejos que es importante que apliques para seguir cuidando de la salud de tu hijo.

  1. No te sirvas del chupete para alimentar a tu hijo. El biberón está mejor adaptado para este fin. Te recomendamos que no sumerjas en comida la tetina, y menos si se trata de sustancias con mucho azúcar. De hacerlo, sus recién aparecidos dientes podrían verse dañados.
  2. Anota la fecha en la que has comprado los chupetes. A menudo, los padres tenemos más de un chupete para nuestro hijo, y podemos olvidarnos de cuál fue el momento en el que compramos cada uno de ellos. Las propiedades del chupete se pierden o deterioran y es importante que llevemos un control sobre ello.
  3. Si tu bebe no va a utilizar el chupete una vez esterilizado, guárdalo en un lugar seco y alejado de la humedad. Así mantendrás los efectos de la esterilización y podrás conservarlo en buen estado.
  4. Además de esterilizar con frecuencia el chupete, lávalo con agua y jabón. Presta atención a que sea antibacterial, pero también neutro. No utilices detergentes químicos fuertes que puedan resultarle perjudiciales.

Si llevas a cabo todos estos consejos y una correcta esterilización del chupete de tu hijo, reducirás drásticamente el riesgo de que contraiga enfermedades. Y le ayudarás a crecer sano y fuerte.