La tiña o tiña corporal es una afección de la piel. Afecta principalmente a humanos, pero también a animales. Muchas mascotas como gatos o perros padecen esta enfermedad contagiosa. También se presenta con frecuencia en niños y adolescentes.

Las infecciones micóticas relacionadas con la tiña pueden encontrarse en distintas partes de cuerpo. Las que se ven afectadas con más frecuencia son el cuero cabelludo, la barba, la ingle y la parte que separa los dedos. El pie de atleta es una de infecciones por tiña más habituales.

En este artículo te mostramos todo lo que necesitas saber sobre la tiña. Cómo se contagia, qué medidas de higiene debes tomar para prevenirla y también un análisis sobre los tipos más habituales. Sigue leyendo y protégete ante esta infección que también puede afectar a tus mascotas.

La tiña y su contagio

La tiña y su contagio

La tiña puede contagiarse de distintas formas. Por un lado puede producirse a través del contacto entre seres humanos afectados. Por otro, a través de mascotas. E incluso puede tener lugar por el contacto con superficies en los que el hongo esté presente, tales como suelos, paredes, y objetos.

Al igual que sucede con gérmenes y bacterias, que la infección se produzca depende de diferentes factores. Uno de ellos es la fortaleza del sistema inmunológico de las personas que entran en contacto con el hongo. Otro es la cantidad de patógenos que tomen contacto con el posible huésped. También influye en la infección el tipo de cepa con la que se entre en contacto.

Es importante tomar una serie de medidas para evitar el contagio. Muchas de ellas están, como siempre, relacionadas con unos correctos hábitos de higiene.

La tiña inguinal

La tiña inguinal

De todos los tipos de tiña que existen, esta es una de las más comunes. La tiña inguinal es también conocida como El Prurito del Jockey. Se produce a través de una infección por hongos, como en los otros casos. Y afecta principalmente a la ingle y el escroto. Sin embargo, puede extenderse hacia otras áreas cercanas.

Esta afección es muy infecciosa. Y a menudo se transmite a través del uso de toallas. Por eso, es tan importante mantener la higiene en piscinas y gimnasios. Los vestuarios son a menudo caldo de cultivo de hongos, como el que infecta produciendo la tiña.

El pie de atleta, producido por el mismo hongo, puede acabar convirtiéndose en la causa del prurito del Jockey. Desde el pie, los hongos pueden subir hasta la ingle o el escroto y desde ahí asentarse dando lugar a la tiña inguinal.

Algunos de los factores de riesgo para contraer esta afección de la piel son los siguientes:

  • Sobrepeso
  • Uso de ropa interior poco holgada
  • Excesiva sudoración
  • Contar con un sistema inmunitario debilitado
  • Padecer otras afecciones de la piel

Es importante diferenciar la tiña de la sarna. En el primer caso, la infección se produce por un hongo. Mientras que en el segundo  la infección se produce por un tipo de ácaro.

La tiña del cuero cabelludo

La tiña del cuero cabelludo

Es también llamada Tinea Capitis. Al igual que el resto está causada por hongos, que atacan en este caso a la cabeza. A menudo se confunde con la dermatitis seborréica o psoriasis. Sin embargo, tanto los síntomas como las afecciones son diferentes.

Es muy habitual, sobre todo en niños. Por eso es tan importante prestar atención a la higiene de los más pequeños en las escuelas infantiles. La picazón que producen en la cabeza de los niños puede hacer pensar que estos han sido atacados por piojos. Aunque existen síntomas que rápidamente permiten darse cuenta de lo contrario.

De todos ellos, los más habituales son zonas calvas con aspecto escamoso. Que producen una gran picazón. También manchas que se expanden y agrandan lentamente. Junto a áreas de aspecto escamoso, grisáceas y enrojecidas. Es importante consultar a un médico cuando uno o varios de estos síntomas han tenido lugar.

La tiña en gatos, perros y otros animales

La tiña en gatos, perros y mascotas

También llamada dermatofitis, resulta más difícil de diagnosticar que en humanos. Además es muy contagiosa, y los propietarios pueden sufrirla transmitida por sus mascotas.

Al contrario que sucede con otras zoonosis, como las infecciones por garrapatas o pulgas, no existe vacunación posible. Ni por tanto medida de prevención. Por esta razón es tan difícil evitar, aunque al mismo tiempo no da lugar a infecciones tan graves como las producidas por parásitos.

Algunos de los factores de riesgos para el contagio por tiña en animales están relacionados con microtraumas. Los arañazos, o el aumento del rascado por prurito aumentan las posibilidades de contraer las enfermedad. Un mal secado después del lavado y unas malas condiciones de higiene elevan también los riesgos.

Cómo curar la tiña

Cómo curar la tiña

La tiña es una afección de la piel incómoda, que puede llegar a producir lesiones de cierta gravedad si no es tratada. Sin embargo, cogida a tiempo y con el tratamiento adecuado puede curarse con cierta rapidez.

Los tratamientos médicos actuales son muy eficaces frente a la tiña. También existen remedios caseros, como la aplicación de limón, vinagre de manzana o ajo sobre la zona afectada. Desde Hygiene Plus recomendamos acudir a un doctor y seguir el tratamiento recomendado. A pesar de que la tiña presenta síntomas muy reconocibles, a veces puede confundirse con psoriasis, dermatitis seborréica u otros problemas de la piel.

A menudo estos tratamientos se aplican en forma de cremas que contienen principios antifúngicos. Es el caso del Ketoconazol, el Miconazol o el Clotrimazol.

Medidas de higiene para prevenir la tiña

La mejor forma de curar la tiña es prevenirla. Y para hacerlo nada mejor que mantener unos buenos hábitos de higiene. Especialmente en relación a las siguientes cuestiones:

Mantén la piel limpia y seca

Los hongos habitan y proliferan en lugares húmedos. Esas son las razones por las que producen infecciones entre los dedos de los pies, la ingle y el escroto. A menudo estas regiones del cuerpo se mantienen húmedas y disponen de poca ventilación, produciendo también sudoración.

Un secado correcto de estas áreas es fundamental. Así como no compartir toallas. Y lavarlas rápidamente. En los gimnasios, es importante el uso de guantes, también de toallas de microfibra. Que deberán apoyarse en las máquinas de musculación y ser lavadas al llegar a casa.

Seca bien los pies, y mantelos limpios y bien ventilados

El lugar más habitual donde se contrae el pie de atleta es en las duchas y vestuarios públicos. Por ejemplo de gimnasios y piscinas. Por ello es fundamental contar con sandalias y no ducharse descalzo en este tipo de espacios.

Otra medida importante es mantener limpias las uñas. Lavándolas en el momento en el que nos estemos duchando. Una correcta ventilación de los pies, a través de sandalias, nos permitirá evitar su humedad y sudor.

No compartir zapatos, toallas u otros objetos que estén en contacto con la piel

La tiña se transmite a través del contacto. Por este motivo, una persona contagiada por tiña podrá transmitir la afección a otra a través de objetos como calzado, toallas o sábanas. Por esta razón, es importante hacer uso individual de estos objetos. Y no prestarlos o tomarlos prestados de los demás.

Existen además posibilidades de contagios a través de otros útiles, como los peines. La tiña del cuero cabelludo es una de las más infecciosas. Por esa razón debemos contar con nuestro propio peine y no compartirlos con los demás.