La llegada de las bajas temperaturas supone la llegada de una de las enfermedades más comunes pero también incómodas: la gripe o influenza. Esta enfermedad supone una importante incomodidad para quien la padece. Pero además puede dar lugar a patologías más graves, sobre todo en personas mayores.

Descubre en esta entrada de blog qué es la influenza o gripe. Y aprende a prevenirla con los hábitos de higiene que traemos para ti.

Qué es la influenza o gripe

Se trata de una infección vírica, del sistema respiratorio. Es causada por el influenzavirus A o el influenzavirus B. Ambos pertenecientes al grupo de virus ARN, correspondientes a la familia Orthomyxoviridae.

En el ser humano afecta al aparato respiratorio. Pudiéndo causar si la enfermedad se complica neumonía. Aunque habitualmente no afecta a los pulmones, es común que lo haga en la nariz, bronquios y garganta.

La duración de la enfermedad suele situarse entre los dos y cuatro días. Aunque puede variar en función de su complicación. El dolor de garganta puede persistir durante algunos días más hasta desaparecer, así como el moqueo.

Entre sus síntomas se encuentra el dolor muscular y una fiebre superior a los treinta y ocho grados. Pudiendo llegar en ocasiones a superar los cuarenta. La tos es un síntoma muy habitual en la gripe que acompañará el proceso.

Medidas para prevenir la influenza o gripe

Gripe o influenza hábitos

Cuando salgas a la calle abrígate ante los cambios bruscos de temperatura

Lavarse las manos:

Son muchas las ocasiones en las que os hemos hablado de la importancia del lavado de manos. En nuestra entrevista en Aragón Radio,  en nuestra entrada sobre El Día Mundial de La Higiene de Manos o en otras entradas de manera más general.

Para prevenir la influenza o gripe, nada mejor que hacerlo después de tocar objetos y superficies. Y al llegar a casa si hemos estado por ejemplo en un transporte público o en otro que no es el nuestro. También lo haremos si hemos estado en entornos en los que había alguna persona con influenza.

Fortalece el sistema inmunológico:

Empieza a desarrollar hábitos saludables. O mantenlos si ya los tenías. Una vida sana y una dieta equilibrada te preparan para defenderte mejor de los ataques de cualquier bacteria.

Mantén la casa desinfectada y limpia:

Una vez que hay una persona con gripe en casa, las posibilidades de contraerla aumentan para el resto de la familia. Por ese motivo debes limpiar más frecuentemente las superficies que estén en contacto con el enfermo, y mejorar su higiene. Deberás prestar especial atención a la cocina, el baño y el comedor.

Renueva el aire de la casa:

Ventílala para no acumular virus y renovar el ambiente. Especialmente si hay una persona que ha contraído el virus dentro del hogar. De esta forma disminuirás las probabilidades de que se produzcan contagios.

Protégete de los cambios de temperatura bruscos:

La diferencia de temperatura entre los espacios cerrados con calefacción y el exterior son grandes en esta época del año. Por ese motivo no debes confiarte y abrigarte rápidamente cuando cambias a un entorno más frío.