Una vez más, dedicamos una de las entradas de nuestro blog a los gérmenes patógenos. Y seguimos ampliando nuestra guía. En este caso vamos a hablaros del Streptococcus Pyogenes. Una bacteria gran-positiva capaz de generar distintas infecciones muy comunes, junto con otras que parecían erradicadas. Como es el caso de la escarlatina.

Qué es Streptococcus Pyogenes

Streptococcus Pyogenes y lo que debes saber de él

El Streptococcus Pyogenes o S Pyogenes es una bacteria, al igual que otros gérmenes patógenos de nuestra guía. En el blog de Hygiene Plus podéis leer artículos dedicados a otras, como la  E Coli. Y en próximas entradas encontraréis también valiosa información sobre otras bacterias como la Staphylococcus Aureus, Streptococcus mitis o klebsiella pneumoniae. Si queréis la guía completa impresa, mandadnos un mail a info@certificadohplus.com.

El Streptococcus Pyogenes es un patógeno muy común entre los seres humanos. Su forma es esférica u ovoide, con un diámetro que va desde los 0,6 a 1 μm. Suele formar colonias de color grisáceo o blanco, produciendo infecciones supurativas y no supurativas. Dentro de los estreptococos, se la incluye dentro del grupo A.

Qué enfermedades produce el Streptococcus Pyogenes

Infecciones por Streptococcus Pyogen

La piel es un lugar habitual de infección

El Streptococcus Pyogenes produce infecciones de distinto tipo. Algunas de ellas afectan a la piel, tanto a nivel más superficial como a otro más profundo. Son los casos del impétigo y la erisipela, respectivamente. De todas estas infecciones que se producen en la piel, la más peligrosa es la causante de la fascitis necrontizante. Conocida también como la gangrena de hospital, su inicio tiene lugar a partir de un traumatismo. Y puede producir la muerte.

Las infecciones por Streptococcus producen también enfermedades más comunes. Y de menor impacto. Es el caso de la otitis media, que suele estar acompañada de la rinusinusitis. La zona afectada por las bacterias es la trompa de eustaquio, y la infección da lugar a inflamación en el oído medio. De ahí viene el nombre de esta enfermedad.

Esta bacteria es responsable de otras dos enfermedades. Una de ella es tan común como la otitis media, teniendo lugar en el ser humano de forma más frecuente. Se trata de la faringitis bacteriana.

La otra ha tenido un impacto mayor en la historia. Dando lugar a graves complicaciones, que llegaban a afectar incluso al corazón. Se trata de la escarlatina, cuyo brote ha resurgido sorprendentemente en los últimos años. Y que tiene lugar en niños produciendo síntomas muy reconocibles. Pero que afortunadamente tiene en nuestros días un remedio mucho más rápido y eficaz del que tuvo en el siglo XIX. Además de cómo escarlatina también se la denominó “fiebre escarlata”.

Cómo se contrae el Streptococcus Pyogenes

Los antibióticos deben tomarse si se ha contraído Streptococcus Pyogenes

Los antibióticos son el remedio más eficaz para combatir la infección

Habitualmente se contagia por contacto directo con zonas en las que se encuentre presente la bacteria. Esta puede viajar  y alojarse en un nuevo huésped a partir de una superficie infectada. O a través de secreciones de la garganta o nasales de personas que hayan sido atacados por la misma.

Otras vías para contraer una infección por este patógeno es el contacto con lesiones cutáneas infectadas. Puede llegar a través de heridas en la piel y por eso tuvo tanta presencia en los hospitales de guerra durante la historia. En general, el riesgo de contagio es mucho mayor cuando la persona no solo porta la bacteria, sino que se encuentra enferma. Y se convierte en más peligrosa cuando se desarrolla en hospitales.

Medidas de prevención

Streptococcus Pyogenes y cómo puede prevenirse

Como siempre, el correcto lavado de manos evita muchos problemas

Como sucede con toda infección por bacteria, llevar una vida sana y equilibrada nos ayuda a defendernos del contagio. Pero éste puede darse igualmente. A los hábitos de vida saludable, hay que sumar unos adecuados hábitos de higiene.

El que siempre recomendamos y tiene un impacto mucho mayor del que creemos es lavarnos las manos con asiduidad. La piel es un lugar al que esta bacteria viaja con frecuencia. Y desde ahí puede pasar a otras zonas, como es el caso de la garganta, el oído miedo o zonas de la piel en las que nos hayamos hecho heridas.

Si queremos evitar la infección en otras personas, el tratamiento con antibióticos es imprescindible. Veinticuatro horas después de que hayan sido tomados las probabilidades de contagio se reducen drásticamente. Lavarse correctamente las manos, sobre todo después de toser y estornudar y antes de preparar la comida, son también excelentes medidas de prevención.

Recordad que si tenéis alguna duda sobre Streptococcus Pyogenes podéis dejarla en vuestros comentarios. O escribirnos directamente y preguntarnos sobre ella a info@certificadohplus.com. Además de contestaros, os mandaremos nuestra Guía de Gérmenes Patógenos en PDF. Así conoceréis las mejores medidas de prevención de enfermedades causadas por bacterias y cómo la limpieza e higiene pueden ayudaros a tener una vida más sana.