Los protozoos son un tipo de germen, a veces patógeno, capaces por tanto de  producir enfermedades para el ser humano y los animales. Entre sus principales características se encuentran la de vivir en el agua, su hábitat natural. Se han encontrado alrededor de 30.000 tipologías de protozoos, y atienden a diferentes características, en función de su categoría.

Un protozoo está compuesto generalmente por una única célula y un flagelo para su desplazamiento. Se puede decir por tanto que son parasitos unicelulares. Algunas especies cuentan también con una cápsula protectora que les permite sobrevivir en condiciones adversas.

Como se alimentan y como se reproducen los protozoos son las primeras preguntas que surgen a aquel que se interesa por esta categoría de gérmenes patógenos. A lo largo de este post podrás descubrirlo.

Las etapas biológicas de los protozoos

Protozoos y Guía de Gérmenes Patógenos de Hygiene Plus

Un protozoo pasa por diferentes etapas biológicas desde su nacimiento hasta su madurez. Al existir tantas especies, no todas completan las tres fases descritas a continuación:

Trofocito

Es la forma activa del protozoario y la primera de sus fases de evolución. Es en la que se alimenta, se reproduce, empieza a movilizarse y ejerce la acción patógena en algunos casos.

Quiste

Algunos protozoos pasan a desarrollar formas de resistencia y transmisión. Sucede en las etapas de infección y también de multiplicación.

Ooquiste

Esta tercera fase es menos común. En ella se produce una fusión de los gametos, correspondiente a la etapa asexuada de reproducción.

La reproducción de protozoarios es típicamente asexual. Cuando se produce de modo sexual, se da una fusión o singamia de gametos.

Clases de protozoos

Protozoos y Guía de Gérmenes Patógenos de Hygiene Plus

El mundo de los protozoos es rico en especies, que pueden clasificarse en diferentes tipologías, que atienden a su forma de desplazamiento. Sin embargo, no existe acuerdo y se asume que hay muchos tipos difíciles de clasificar. Y que no han sido incluidos en ninguna taxonomía. Por eso, cómo se clasifican los protozoos no es una pregunta sencilla de responder.

La clasificación que mostramos a continuación viene de los trabajos de Thomas Cavalier-Smith. Un protozoólogo considerado por sus trabajos como el más importante en este área. Y que sigue investigando la naturaleza y características de esos microorganismos.

De acuerdo a su modo de desplazamiento, los protozoos se dividen en:

Esporozoos

Siempre parasitan, por lo que su ciclo de vida se limitan al tiempo en el que sobrevive el parasitado. No cuentan con órganos para moverse, así que se desplazan a través de contracciones. Su reprucción puede ser asexual o sexual. El germen que produce la malaria es un esporozoo llamado Plasmodium.

Ciliados

Cuentan con macronúcleo y micronúcleo, ambos encargados de la reproducción y nutrición del microorganismo. Se alimentan a través de un citoplasma, y excepto en algunos casos no necesitan parasitar para sobrevivir. Se mueven a través de pestañas vibrátiles o cilios. Un ejemplo que forma parte de esta categoría es el paramecio.

Rizópodos

Su movimiento es diferente al de los ciliados, haciéndolo a través de una prolongación del citoplasma. Los rizópodos presentan más casos de parasitismo que en la categoría anterior. Aunque también pueden llevar una vida libre. Su reproducción es a menudo asexual aunque también existen casos en los que se da a través de la sexualidad. Los foraminíferos y las amebas son ejemplos que están dentro de esta tipología

Flagelados

Su estructura es más sencilla que la de los anteriores. Tienen un solo núcleo, y se mueven a través de los flagelos. Algunos parasitan mientras que otros pueden tener vida libre. El tipo de protozoo tripasonoma o la Lehismania forman parte de esta categoría.

Enfermedades producidas por protozoos

Protozoos y Guía de Gérmenes Patógenos de Hygiene Plus

La Toxoplasmosis es conocida a menudo como “la enfermedad de los gatos”

Los protozoarios son responsables de algunas enfermedades severas, como la malaria o la enfermedad del sueño.  Pero también existen enfermedades producidas por protozoarios con un menor impacto en el ser humano.

Amebiasis: El paramecio produce enfermedades en el ser humano. Y una de ellas es la amebiasis. El protozoario responsable es el parásito Entomamoeba Hystolitica. Cuando se encuentra en el intestino grueso, puede no generar infecciones en el ser humano parasitado. Sin embargo, en ocasiones continúa invadiendo las paredes del colon produciendo diarreas crónicas, disentería aguda o colitis.

Un ser humano puede verse afectado por la amebiasis al consumir agua o comida contaminada. Pero también por contagio directo a través de una persona en la que el protozoo se encuentra alojado.

Malaria: La causa de esta famosa enfermedad fue descubierta por el el médico militar francés Alphonse Laveran en 1880. Alphonse descubrió que el responsable de esta patología era un protozoo al que más tarde se incluyó dentro de la categoría Plasmodium.

En total, hay cuatro protozoarios capaces de causar malaria, en mayor o menor medida. El más letal es el Plasmodium Falciparum, mientras que los otros tres presentan un menor impacto.

Toxoplasmosis: El protozoo responsable de esta enfermedad es el Toxoplasma Gondi. Es también conocida como “la enfermedad del gato”. Por lo general no presenta grandes complicaciones. Sin embargo, en personas con sistema inmunitario débil y fetos puede provocar problemas graves. Incluyendo lesiones del cerebro, ojos y otros órganos.

Enfermedad del sueño: Al igual que sucede con la malaria, el principal portador de esta enfermedad es un animal, en este caso La Mosca Tsé Tsé. El contagio se produce por su picadura, dando lugar a la propagación de la infección a través de la sangre. Puede acabar produciendo la muerte en el contagiado si no es tratada.

Protozoos y Guía de Gérmenes Patógenos de Hygiene Plus

Protozoos y Guía de Gérmenes Patógenos de Hygiene Plus

Todos los establecimientos certificados con H+ cuentan con el reconocimiento de sus clientes

Parte del equipo de Hygiene Plus está formado por biólogos expertos. Por eso, además de ayudar a numerosos establecimientos a mejorar su higiene y cumplir con normas sanitarias Hygiene Plus contribuye también a la divulgación de información de interés general y científica.

Gracias a su primer post “Gérmenes patógenos” miles de personas han podido conocer de forma sencilla y didáctica cuestiones que les afectan en su día a día. Tanto a la hora de contraer enfermedades como a la de generar hábitos más saludables en materia de higiene.

Impulsados por el éxito de esta primera entrada, el equipo de Hygiene Plus ha comenzado a trabajar en “La Guía de Gérmenes Patógenos”. En su versión digital, encontraréis información detallada sobre algunos de estos gérmenes, como la Salmonella, la Legionella o la bacteria Escherichia Coli.

Esta última entrada sobre protozoos recoge también parte del trabajo de Hygiene Plus. Estamos seguros de que será de vuestro interés tanto si sois expertos en la materia u os acercáis por primera vez a estos temas. Y no tiene coste alguno para los establecimientos certificados con el distintivo H+.